Jornada 10 años de la Ley de Dependencia

Jornada: “10 años de la Ley de Dependencia”

La Fundació Agrupació y la Fundació Pere Tarrés han organizado la jornada “10 años de la Ley de Dependencia”

La Fundació Agrupació y la Fundació Pere Tarrés han organizado la jornada “10 años de la Ley de Dependencia” con la finalidad de reflexionar sobre la labor realizada en relación a la atención a la dependencia en Catalunya y abordar los retos de futuro.

El secretario d’Afers Socials i Famílies de la Generalitat de Catalunya, Francesc Iglesies; el gerente de Serveis Socials de Benestar Social de l’Àrea d’Atenció a les Persones de la Diputació de Barcelona, Josep Muñoz; la directora de la Fundació Agrupació, Imma Playà; y el director general de la Fundació Pere Tarrés, Josep Oriol Pujol, fueron los encargados de inaugurar la jornada.

“La mejor manera de prevenir la dependencia es actuar sobre sus causas”, así lo afirmó el Dr. José Manuel Ribera, catedrático emérito de Geriatría de la Universidad Complutense de Madrid, en la conferencia inaugural de la jornada “10 años de la Ley de Dependencia”. Ribera también destacó que “la dependencia no es un problema social aislado sino que está vinculada a otros ámbitos como el sanitario, el económico, el cultural y el educativo”. Sobre la legislación en esta materia, el experto remarcó que “las principales limitaciones de la Ley son una dotación insuficiente, las desigualdades territoriales, la valoración no homogénea, que no se consideren todos los aspectos médicos, la falta de actuación en materia de prevención y la oferta de servicios insuficiente”. En la misma línea crítica, Ribera afirmó que “las prestaciones sociales con respecto a las sanitarias no son universales, no cubren las 24 horas, no hay una red única ni coordinación entre las prestaciones sociales ni con las de los servicios sanitarios”.

Ponencia Dr. José Manuel Ribera

En la mesa redonda “La experiencia y valoración de 10 años de la ley”, el director de la Fundació Salut i Envelliment de la UAB, Dr. Antoni Salvà, afirmó que la principal dificultad para desarrollar esta ley desde el principio ha sido su financiación y que “ya avisamos que sería difícil financiarla si se hacía sólo a través de los Presupuestos Generales del Estado”. Haciendo un vistazo a estos diez años, Salvà también destacó que “otro error que se cometió fue no priorizar la prestación en servicios por encima de la prestación económica, siempre que estos servicios sean de calidad”. Por su parte, la responsable del Servicio de Atención a las Personas en Situación de Dependencia (SADEP), Nèlia Ruano, también se mostró de acuerdo en que hay que mejorar los servicios, especialmente porque “el reto es lograr una mayor cooperación interdepartamental” que facilite la disminución de los tiempos de espera de valoración y atención de las personas en situación de dependencia. Finalmente, la directora general de ACRA, Montserrat Llopis, insistió en que “la asistencia domiciliaria será uno de los servicios que más crecerá en el futuro pero hay que estar alerta para que este crecimiento se produzca a través de la profesionalización de las personas que atienden los usuarios”.

Ponencia Dr. Antoni Salvà
Ponencia Sra. Nèlia Ruano
Ponencia Sra. Montserrat Llopis

En la segunda mesa redonda, “Retos de futuro y prioridades en la atención a la dependencia”, Susanna Roig, miembro del Grupo de Promoción de la autonomía de la Mesa del Tercer Sector y directora Personas Mayores y Atención a la Dependencia Cruz Roja en Catalunya, también se mostró partidaria de reformar la Ley para “dar respuesta a los retos de futuro, especialmente en su financiación” y recordó que la dureza de la situación actual debido a la crisis económica tendrá incidencia en “la calidad del envejecimiento futuro y el sistema debe estar preparado”. Mónica Ribas, subdirectora general de Atención y de Promoción de la Autonomía Personal del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, se mostró de acuerdo con las tesis de Roig e insistió en la necesidad de “potenciar las políticas de prevención o autonomía personal y en el trabajo conjunto de los ámbitos social y sanitario para dar las respuestas adecuadas a cada persona”. Ribas también destacó la importancia de la figura del cuidador no profesional y la necesidad de “potenciar los programas respiro para su bienestar también repercute en la calidad de la atención a las personas en situación de dependencia”. Finalmente, Juan Alamillo, miembro del Consejo Asesor de las Personas Mayores de Barcelona, denunció que la reducción de los recursos debido a la crisis económica ha provocado que muchas personas no hayan podido acceder a las prestaciones que requerían.

Ponencia Sra. Susanna Roig

Galería de imágenes


Política de privacidad | Requerimientos técnicos